Austria, una escapada de invierno

austria-una-escapada-de-invierno

Austria es un país para desconectar de la rutina entre naturaleza, para perderte entre paisajes de montaña con carreteras serpenteantes a través de bosques y pasear por pueblitos de postal. También para visitar imponentes ciudades con grandes palacios, actividades culturales y mucha historia.

¿Cuántos días son necesarios para visitar Austria?


Cierto es, que es un país al que bien merece la pena dedicar una semana, para poder recorrer la zona de los Alpes de Insbruck en el oeste hasta su capital, Viena, en el este. Si tu caso es como el mío y solo dispones de unos días, no lo dudes, Austria tiene mucho que ofrecer y si te quedas con las ganas de ver más… ¡ya tienes excusa para volver!

Lo que sí te recomiendo, si vas más de dos días y puedes escaparte de la ciudad a la que viajas, es que te te adentres en las zonas de montaña. Los paisajes de las montañas austriacas son imponentes, ¿tú también tienes el espíritu de Heidi? Entonces ni lo dudes.

En caso de escapada, tendrás que elegir entre destinos… ¿Cuál elegir?, ¿hacia dónde ir?, ¿por donde empezar?. [email protected], estoy aquí para echarte un cable y ahorrarte complicaciones. Tras mucho investigar, comprobar distancias, horarios, vuelos, precios… te propongo un «planing-anti-quebraderos-de-cabeza».

¿Por dónde empezar a organizar el viaje?


  • Por los vuelos:

Normalmente las ofertas suelen ser a Viena, por ser la capital y contar con mayor número de vuelos, por lo que recomiendo iniciar y terminar allí la ruta. Si por el contrario pillas una ofertaza desde Salzburgo, pues inicia la ruta desde el otro lado del país.

  • Lo ideal:

Empezar en Viena y terminar en Salzburgo o Viceversa, ya que las ciudades quedan de un extremo a otro del país y así no tendrás que volver. Claro está, esta opción será bastante más cara.

  • Lo que hice yo:

Empezar y terminar el viaje en Viena, dejando este destino para el final.

¿En qué época visitar Austria?


Te diría que en cualquier época es buena opción. Es un país con mucho paisaje natural y cada estación del año aporta su encanto. En primavera y verano podrás disfrutar de temperaturas más agradables. En otoño seguro que el colorido de sus árboles y montañas deja a uno boquiabierto.

Yo tuve la oportunidad de visitarlo en invierno, no, no fue casualidad, creo que es uno de esos destinos a los que el invierno les sienta bien y les da un plus de autenticidad. Ver sus carreteras, montañas y calles nevadas me pareció espectacular. Creo que no hubiera sido lo mismo ver Hallstatt sin copos de nieve cayendo suavemente por sus calles o no hubiera hecho 20.000 videos (igual me quedo corta) en las carreteras entre grandes bosques vestidos de blanco. 

Si bien es cierto que Austria es un país espectacular, al que seguro que cada estación aporta algo interesante, creo que el invierno le sienta genial. Y sino, júzgalo tu [email protected] 😉

¿Las temperaturas en invierno son un impedimento?


Es cierto que fresquito hace, pero siempre que vayas con la ropa adecuada el frío no será un impedimento. Tengo que decir, que tuve suerte, pille días de nieve y sol. Solo el día de irnos estaba cubierto por lluvia y bruma, con viento gélido de ese que hace que se te congelen hasta las pestañas, pero lo dicho, con la ropa adecuada y un par de chocolates o vino caliente no se pasa frío.

¿Qué ropa llevar en invierno a Austria?


En la maleta no puede faltar la ropa térmica, ¡importantísimo! un buen pantalón térmico para poner por debajo de tu pantalón normal y un par de camisetas térmicas te solucionan la papeleta. La camiseta interior térmica no tiene por que sustituir a la camiseta interior normal, de hecho, se agradece. Por encima de estas dos capas un jersey o sudadera calentitos.

Y ahora…. el truco del almendruco, hay unas chaquetas de montaña tipo plumas, pero finitas, para poner por debajo del abrigo que serán de gran ayuda si el jersey que llevas no es muy gordo. Marcas como Columbia y otras tantas de montaña las tienen. Por último, un buen abrigo, que sea calentito e impermeable, en caso de nevada te pones la capucha y como si no pasara nada, además te olvidas de paraguas.

Como complementos, gorro, bufanda y guantes, a ser posible táctiles, para no tener que quitártelos cada vez que quieras sacar una foto y se te queden los dedos atrofiados por el frío. Los calcetines también son importantes, te recomiendo que sean calentitos y si los puedes sacar por fuera del pantalón mejor todavía.

¿Cómo moverte por Austria?


Fuera de la ciudad

Si vas a hacer un viaje fuera de las ciudades principales, visitando diferentes puntos del país, lo más cómodo es el coche. Podrás recogerlo en el propio aeropuerto y moverte desde allí con plena libertad

Nosotros lo alquilamos en el aeropuerto de Viena con las empresa «Mega Drive», la más barata y con mejores condiciones que encontramos. Fueron 70 euros por 3 días más un seguro de a todo riesgo de 60 euros, con el que cualquier avería, accidente o problema con el coche quedaba cubierto. En este caso creímos preciso cogerlo, ya que íbamos a ir por zonas de montañas nevadas y no sabíamos lo que nos íbamos a encontrar, además que con el suplemento del seguro solo retenían 200 euros en la cuenta, sin éste, eran 1000.

En ciudad

Si solo quieres pasar unos días en Viena o Salzburgo, es aconsejable desplazarte desde el aeropuerto en transporte público y en la ciudad lo mismo. Hay muchas opciones y es más económico.

Salzburgo

En Salzburgo podrás ir a pie a casi todas partes, ya que la ciudad no es muy grande y las zonas de interés están próximas unas a otras. Si lo precisas, hay paradas de autobús por todas partes con bastante frecuencias y combinaciones.

Viena

Viena es una ciudad grande, en la que los puntos turísticos principales están bastante dispersos. Desde el aeropuerto hasta la misma, lo más rápido y económico es el tren, con parada en diferentes puntos de la ciudad.

Te recomiendo el tren S7, tarda lo mismo prácticamente que el tren rápido y cuesta bastante menos, unos 2,30 euros por trayecto, mientras que el otro cuesta 12. A pesar de la distancia, moverte por la ciudad no es un problema, puedes elegir entre: tranvía, metro, uber, autobuses… todo muy bien comunicado.

*Con la tarjeta Vienna Card 24, 48 o 72 horas, pagas un precio fijo y puedes coger todo el transporte que necesites a lo largo de esas horas. Cuestan 13’90, 21’90 y 24’90 euros, respectivamente.

Ruta para 5 días por Austria


Como he dicho antes, la ruta es mejor realizarla en función de los vuelos, pero lo más común es que haya más ofertas a Viena y que se elija lo más barato, ida y vuelta desde el mismo aeropuerto.

Te facilito la ruta que hice yo en cinco días (tres completos allí), teniendo en cuenta que a las 5 de la tarde en invierno anochece y que hay que madrugar para aprovechar los días al máximo.

  • 1 día: llegada al aeropuerto, alquiler de coche y viaje directo a Salzburgo. Cenar y dormir en Salzburgo.
  • 2 día: Visitar Salzburgo. Después de comer emprender camino hacia Hallstatt parando en el lago Wolfgangsee para ver el atardecer. Llegar a Hallstatt, cenar y dormir allí.
  • 3 día: Despertarte en Hallstatt y pasar el día disfrutando del pueblo. Al atardecer emprender camino hacia el aeropuerto de Viena para dejar el coche y coger transporte hasta el alojamiento. Cenar y dormir en Viena.
  • 4 día: Visitar Viena. Cenar y dormir en Viena.
  • 5 día: hacer un poco de turismo por Viena, ir al aeropuerto.

Lo ideal es un día más para hacer parada entre Hallstatt y Viena, ya que viaje se hace un poco pesado. Graz está a mitad de camino, más o menos y es una ciudad muy bonita.

 

¿Dispones de más días y no sabes cómo distribuirlos?

Si eres más de paisajes naturales, pasa más días entre la zona de Salzburgo y Hallstatt, pudiendo desplazarte hasta la bonita zona del tirol de Innsbruck. Si eres más de ciudad, dedica más días a Viena.

  • Innsbruck: ciudad más al oeste de Austria, situada en la zona del Tirol austriaca perdida entre montañas.
  • Salzburgo: es una ciudad pequeña que bien se ve en un día, aunque tiene mucho encanto y muchas zonas bonitas a su alrededor, por lo que dos días permitirían disfrutarlo más.
  • Hallstatt: es una ciudad de cuento, se ve en un día pero toda esa zona de montaña es muy bonita, bien merece pasar 2 o 3 días allí, subiendo a miradores y dando paseos entre la naturaleza.
  • Viena: es una ciudad con mucho que ver, aunque todo del mismo estilo. Si te gustan las ciudades, el turismo cultural y te gusta ver las cosas con calma, te recomiendo que pases 2 días o 2 días y medio. Si por el contrario, eres de los que no para de visitar cosas y de moverse de un lado para otro, Viena con día y medio es suficiente.

Destinos principales de la ruta


Salzburgo

La ciudad de Salzburgo es una ciudad pequeña pero con mucho que ofrecer. Además su río y las montañas que le rodean, hacen que sean una ciudad de lo más encantadora.

Dónde alojarse en Salzburgo

Hay muchos hoteles y hostales. Yo te propongo uno un tanto peculiar, el hostal Stadtalm. Encontrarlo no es fácil y menos aún si llegas de noche, ya que se encuentra en lo alto de la colina. Se accede a éste a través de un ascensor que asciende por el interior de la colina, entre rocas. El ascensor te deja en el interior del Museo de arte Moderno y desde allí el hostal está a un par de minutos andando, son unos 2,10 euros por trayecto más o menos.

Suena poco accesible y, a esto, hay que añadirle que las duchas son compartidas y que no te ofrecen toallas (si, nos secamos con las sábanas de la cama, jaja) pero una vez allí sientes que merece la pena. Desde este hostal Salzburgo está a tus pies, nada más abrir la ventana o salir al jardín, tienes las mejores vistas de la ciudad.

Si lo que buscas es una buena habitación y comodidad, te recomiendo que elijas un alojamiento abajo en la ciudad. La zona más bonita es la del casco histórico, aunque cualquier lugar es bueno ya que la ciudad es pequeña y, como he dicho anteriormente, puedes desplazarte con facilidad de un lugar a otro.

Qué ver en Salzburgo

Como he dicho, Salzburgo es una ciudad pequeña que puede ser recorrida en un día, aunque esconde un montón de opciones interesantes:

  • La Fortaleza de Hohensalzburg

Está situada en la cima de una colina con unas vistas increíbles a la ciudad y a los Alpes. Se accede a ésta en funicular y se accede a su interior con visitas guiadas que cuentan las historias que sucedieron en está fortaleza, considerada como la mejor conservada de Europa.

  • Catedral de Salzburgo

Es un edificio barroco del siglo XVII, tan bonito por dentro como por fuera.

  • Getreidegasse

La calle comercial del casco antiguo, tiene mucho ambiente y tiendas de todo tipo, pasando por grandes marcas hasta pequeñas tiendas de ropa tradicional. En el número 9 de esta calle nació el compositor Amadeus Mozart.

  • Palacio de Mirabell

Está considerado como monumento cultural local. Una de las cosas más destacadas en éste son sus bonitos jardines.

  • Residenzplatz

Una de las plazas más majestuosas de Salzburgo, situada en pleno centro de la ciudad, llamada así por el edificio Residenz de los príncipes-arzobispos de Salzburgo.

  • Petersfriedhof

El cementerio de San Pedro es uno de los lugares con más atractivo de la ciudad, a los pies de la fortaleza de Hohensalzburg. Se encuentra situado en la abadía de Nonnberg, el más antiguo de la ciudad. Al fondo de la imagen se encuentran las catacumbas, unas tumbas excavadas en las rocas de la colina donde termina el cementerio. En éste además de una capilla de cuento y una gran iglesia con bóvedas de color turquesa. El diseño de las tumbas en dorados y con formas clásicas termina de darle encanto a este lugar, situado a los pies de un castillo.

Dónde comer en Salzburgo

Wilder Mann. Si lo que buscas es comida típica, el Wilder Mann es un restaurante típico austriaco, de madera, con cornamentas en las paredes y grandes jarras de cerveza. Los camareros visten con trajes típicos de pantalón pirata de ante y chaleco de punto, que lo hacen todavía más encantador. Tienen comida típica de la zona y el menú del día cuesta 8,90 euros.

Il Sole. Los restaurantes italianos son un acierto seguro. Éste, se encuentra situado al lado del peculiar ascensor que sube hasta el museo. El trato de los empleados es muy cercano y la comida es casera y bien elaborada, además a buenos precios. Las pizzas están de muerte.

Hallstatt

El pueblo postal por antonomasia. Se trata de un pueblo de cuento rodeado por altas montañas. Es uno de esos lugares que debes visitar al menos una vez en la vida. Sus casitas de madera están situadas en la ladera de la montaña frente a un bonito lago. Tan bonito es, que en Asia han hecho una réplica.

Dónde alojarse en Hallstatt

En Hallstatt hay varios hoteles y hostales, pero los precios suelen ser un poco altos. Al otro lado del lago, a unos dos minutos en coche, se encuentra Obertraun, un pequeño pueblo próximo a Hallstatt en el que los hoteles tienen precios más bajos. Además, te despertarás en un ambiente de paz y tranquilidad total, ya que en Hallstatt hay más bullicio y turistas. 

Yo recomiendo el hotel Seeblick KrippensteinLas habitaciones son cómodas, amplias y acogedoras. Los desayunos son más que contundentes y variados y la dueña es muy amable.

Qué ver en Hallstatt

El pueblo merece ser recorrido con calma. Cada esquina, callejuela y casita esconde algo especial, así que te aconsejo perderte en cada uno de sus rincones.

  • Markplatz:

Se trata de una pequeña y pintoresca plaza en pleno corazón de Hallstatt. Está rodeada por casas de bonitas fachadas, tiendas, y la imponente iglesia luterana, visible desde cualquier punto del pueblo.

  • Miradores:

Vigilando el pueblo desde lo más alto, se encuentra el «Mirador de Welterbeblick». Desde allí tendrás una panorámica espectacular a las montañas, al lago y al pueblo, o al menos, eso supongo. Nosotros no pudimos subir porque el acceso estaba cortado por la nevada y el funicular que transporta a las personas hasta allí estaba cerrado.

Cerca de allí se encuentra el gran mirador de «5 Fingers», el cual recibe esta forma por sus cinco salientes que imitan la forma de los dedos de la mano. Tampoco subí hasta allí pero dicen que las vistas son increíbles, se ve toda la zona montañosa de esa región y desde allí, tienes opción de disfrutar de unas pistas de esquí increíbles. La subida a éste mirador son unos 30 euros.

  • Museo Kulturerbe Hallstatt:

Una buena parada si buscas algo de cultura, ya que se trata del más importante de la zona.

  • El cementerio:

Se trata de un pequeño cementerio en la montaña con un bonito mirador. Al igual que en Salzburgo, las lápidas tienen formas muy llamativas. Aunque quizás lo más característico es el osario que allí se encuentra, con más de 1200 cráneos y huesos. 

  • El lago:

Puedes disfrutar de un paseo entre sus aguas en barco para ver el pueblo desde otra perspectiva, así como sus alrededores. Los barcos suelen hacer excursiones bordeando el lago casi todos los meses del año, pero infórmate antes de ir por si acaso. También existen barcos-taxi, que te llevan y recogen en Hallstatt desde otros pueblos a orillas del lago.

  • Cascadas Waldbachstrub:

Tienen una caída de 90 metros de altura, que se deja ver al fondo de las casitas, como guinda del pastel. Se puede acceder a ellas por un bonito paseo.

  • Minas de sal:

En las montañas de Hallstatt se encuentra la mina de sal más antigua del mundo, con 7000 años de explotación. Se puede acceder a ella andando o en funicular. 

Dónde comer en Hallstatt

En Hallstatt, puedes encontrar varios restaurantes o cafeterías en función de lo que busques: vistas, rapidez, comodidad, precio…

  • Para tomar algo:

Te aconsejo la cafetería Die Gemischtwarenhandlung am See (atrévete a decirlo), situada junto a la bonita iglesia de la plaza central. Qué mejor que un chocolate calentito y un trozo de tarta (tienen muchas y son caseras) para reponer fuerzas. 

  • Para comer:

Si no quieres quitar mucho tiempo de la visita para comer y te apetece algo rápido y barato,  recomiendo que te sumes a las casetitas de madera de comida rápida. Tienen mesas con bancos y estufas para que puedas disfrutar de la comida en un ambiente envidiable en cualquier época del año. Los perritos están de muerte, con auténticas salchichas austriacas.

Viena

La capital de Austria y una de las ciudades más visitadas del país. Es una ciudad con mucho que ofrecer a nivel cultural con muchas plazas, edificios y rincones interesantes. Debido a su pasado histórico, es una buena idea coger un Free Tour o cualquier otro tipo de tour guiado en el que te expliquen detalles de interés sobre sus edificios, calles y habitantes. Yo no pude hacerlo porque lo dejé para el final y ya no quedaban reservas, así que mi consejo es que lo mires unos días antes.

Dónde alojarse en Viena

Como ya he dicho antes, Viena es una ciudad grande. Está dividida en 23 distritos. Los mejores para alojarse son los siguientes:

  • Distrito 1 (Innere Stadt):

En este distrito se encuentra el casco histórico. Es una zona muy bonita, con grandes calles, tiendas y con mucha vida. Aunque los precios son más altos, es una zona cómoda que además de tener muchas cosas que ver a mano, tiene trasporte y servicios para llegar a cualquier otra zona.

  • Distrito 2 (Leopoldstadt):

Es más barato y está bien comunicado por el metro. Se puede ir andando desde allí a la catedral, pero otras zonas quedan a desmano.

  • Distrito 3 (Landtrasse):

Se trata de un barrio diplomático muy elegante en el que puedes encontrar alojamientos baratos. Allí hay tiendas, restaurantes y centros comerciales. Se encuentra al sudeste del casco histórico.

  • Distrito 4 (Wieden):

Es un barrio pequeño pero muy animado, próximo al casco antiguo de la ciudad.

  • Distrito 6 (Mariahilf):

Es un barrio muy céntrico, situado cerca de la ópera. Tiene muchos restaurantes y bares, por lo que tiene mucha vida.

Alojamiento en Viena

 

Qué ver en Viena

En Viena hay mucho que ver, y la gran mayoría son de pago. Si tienes tarjeta de estudiante no dudes en llevarla, te harán descuentos en todas las instituciones y atracciones culturales.

  • Palacio Schonbrunn

Más conocido como el Palacio de Sissi emperatriz. Un lugar que tenía muchas ganas de conocer, ya que había visto infinitas veces a Sissi paseando por sus jardines y habitaciones en la serie de dibujos animados.

En la realidad, es igual o más bonito todavía. El edificio en sí es una pasada, pero sus alrededores lo son aún más. Está rodeado por grandes jardines por los que pasear, un invernadero y hasta un zoo. A pesar de sus desgracias, seguro que la emperatriz se evadía de sus preocupaciones paseando por su «jardincito».

  • Ópera estatal de Viena

Un edificio que quita el hipo situado en pleno corazón de Viena. Por dentro es todavía más espectacular, lleno de frescos, estatuas y lujosas habitaciones. Recomiendo una visita guiada para conocer su historia, las obras que allí se representan y cómo se adapta a las mismas de una manera asombrosa. La visita está disponible en castellano y cuesta unos 9’5 euros, 4’5 si tienes carnet de estudiante y dura alrededor de una hora.

La entrada a la ópera para disfrutar de una de sus obras ronda los 200 euros, varía en función de la obra que se represente. Si ir a la ópera es tu sueño, podrás hacerlo por un poquito menos de dinero… ¡pagando solamente unos 4 euros!

¿Cómo? esperando unas dos horas de cola en la calle para hacerte con las entradas que no se han vendido. Salen a la venta sobre una hora antes, así que si esperas cola podrás hacerte con una. Estas entradas son para el gallinero, tendrás que esperar dentro bastante tiempo antes de que la obra comience, con las mil capas de ropa que has llevado para hacer cola a la intemperie soportando el calor que hace allí dentro y, por supuesto, ver la obra de pie. Un precio a pagar si ésto te apasiona.

  • Hundertwasserhaus

Hundertwasserhaus se trata de un bloque residencial conocido por ser uno de los edificios más pintorescos y originales de la ciudad. Este bloque de edificios con forma de puzle de colores son obra del artista Friedensreich Hundertwasser.  Junto a los edificios también puede visitarse el Museo Hundertwasser, en donde se exponen las obras artista.

Es algo original de ver, aunque siendo totalmente sincera, si no dispones del tiempo suficiente, puedes saltarte ésta parada en la visita.

  • Catedral de Viena

Es el símbolo religioso más importante de Viena. Se encuentra en pleno centro de la ciudad y no pasa desapercibida. Es de estilo gótico y desde su interior se accede a un mirador en una de las torres del tejado, compuesto por coloridos azulejos.

  • Ayuntamiento de Viena

Es uno de los edificios más bonitos e importantes de la ciudad. Es la sede oficial del alcalde y lugar de reunión del Senado y Parlamento Regional.

  • Rathausplatz

Es la plaza donde se encuentra el ayuntamiento y donde se celebran diferentes eventos a lo largo del año. El evento más destacado es el mercado navideño, que se celebra entre los meses de noviembre y diciembre y está considerado como uno de los más bonitos de Europa. Allí, entre los meses de enero a marzo se monta una pista de hielo enorme que forma un circuito por toda la plaza. La zona de la pista está rodeada por árboles iluminados y luces de colores, con una pantalla gigante y música. Digno de un cuento de invierno.

Rodeando la plaza se encuentran una serie de cabañas con puestos de comida en las que se pueden conseguir platos de comida típica, vino caliente, chocolate y dulces. Hay muy buen ambiente y es totalmente recomendable comer, merendar o cenar allí aunque no patines.

 

* Patinaje sobre hielo en la Rathausplatz

La entrada a la pista son 7 euros y el alquiler de los patines otros 7. Puede parecer caro pero no hay límite de tiempo, podrás salir y entrar las veces que quieras, el suelo alrededor de las pistas está preparado para ir con los patines, incluso tienes taquillas por si quieres quitártelos mientras comes o tomas algo. Para volver a entrar a la zona de pistas basta con enseñar el sello que te ponen al entrar.

Recomiendo ir al atardecer, iluminado está todo precioso.

  • Prater

Se trata del parque de atracciones más antiguo del mundo. Allí se encuentra una bonita noria desde la que se obtienen unas buenas vistas de la ciudad. Digo esto según lo que he visto y leído, porque a mí me coincidió cerrado. Aun así, es un lugar peculiar para visitar. 

  • Palacio Hofburg

Durante más de 600 años fue el lugar de residencia de los Hofburg. Se trata de un edificio imperial situado en una bonita zona en la que se encuentra la Biblioteca Nacional, la Escuela de Invierno de Equitación e incluso el despacho del presidente. Allí también se encuentra el Museo de Sissi y la Platería de la Corte.

  • Biblioteca Nacional Austriaca

Es una de las bibliotecas históricas más bonitas del mundo. Me recordó a la de la película de Disney «La Bella y la Bestia» y yo me sentí igual de asombrada que ella en la película al entrar allí y encontrarme tal panorama. Los libros cubren enormes estanterías de suelo a techo, a las que se accede con unas escaleras correderas. Los techos tienen cúpulas y están decorados con frescos y pinturas. Por la sala se reparten columnas y estatuas de mármol que le dan un aspecto idílico. La guinda del pastel son las enormes bolas del mundo (aquello parecía la casa de Marco Polo) que decoran esta gran sala de 70 metros.

Allí se guardan pergaminos y documentos con bastante solera, algunos de ellos son del año 1.500. Los documentos más prestigiosos se guardan cerrados en vidrieras.

  • Judenplatz

Esta plaza se sitúa en el barrio judío de la ciudad, destacado por sus bares y restaurantes. En la plaza se encuentra un museo y una estatua conmemorativa en honor a las víctimas judías del nazismo. Es una zona con mucha historia y muy bonita.

0 Comentarios
Compartir

La hormiga curiosa

    Anímate, ¡deja un comentario!

    Your email address will not be published. Required fields are marked*

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.