El exotismo de Marruecos

el-exotico-marruecos

Si hay una palabra para describir Marruecos es «MAGIA». Desde el bullicio y el colorido de sus ciudades y pueblos hasta las elegantes dunas del Sahara, Marruecos es ¡una pasada!

Qué ver en Marruecos


Mitad norte:

  • Tetuan: un lugar moderno con mucha riqueza histórica. 
  • Chefchauen: un pueblito de montaña de interior vestido de azul y blanco. Muy visitado por mochileros.
  • Rabat: capital de Marruecos, conocida por sus monumentos y su mezcla entre legado islámico y colonial francés.
  • Casablanca: ciudad grande (la más grande del país) y moderna con mucho ambiente. En ella se encuentra uno de los puertos más transitados de Marruecos.
  • Fez: primera ciudad imperial conocida por tener la medina mejor conservada del mundo árabe. También destaca la plaza de los teñidores, donde tiñen las pieles en las cubas.
  • Cascadas Ouzoud: son unas cascadas ubicadas en la parte central de Marruecos y consideradas las más altas y bonitas del país.

Mitad sur:

  • Marrakech: la llamada «ciudad roja», al pie del Atlas, es una de las ciudades más importantes y visitadas del país, llena de mercados, mezquitas, palacios y jardines. Tiene mucho ambiente allá a donde vayas y sobre todo en la plaza «Jemaa Fna», llena de actividad día y noche.
  • Esauira: ciudad de pescadores situada en la costa atlántica de Marruecos. Lugar muy visitado por surferos de todo el mundo.
  • Ait Ben Haddou: ciudad fortificada, escenario de numerosas películas de televisión y series como Juego de Tronos. Se trata de un poblado de arcilla y piedra rodeado por grandes murallas que pertenece a la zona de Ouarzazate.
  • Skoura: pertenece también a la zona de Ouarzazate. Tiene un gran palmeral (artificial) de unas 700.000 palmeras y varios oasis (naturales). En esta zona se encuentra «la ruta de los mil Kasbahs» (fortalezas de arcilla) en las que paraban los bereberes en sus viajes como comerciantes o cuando peregrinaban hacia la Meca.
  • Todra y Dades: la garganta de Todra y el valle de Dades, son dos formaciones rocosas en plena montaña, al este del Alto Atlas que te dejarán sin palabras.
  • Merzouga: es un pequeño pueblo situado en pleno desierto del Sahara, cerca de la frontera con Argelia. La parte del Sahara situada en Marruecos es más bien tierra árida, pero en esta zona se encuentra Erg Chebbi, una enorme expansión de dunas que te dejarán boquiabierto. Sin duda, merece la pena la visita sea cual sea el recorrido elegido por el país.

Cuándo viajar a Marruecos


El clima varía dependiendo de la zona. En invierno hay lugares en los que llega incluso a nevar y en verano las temperaturas son muy altas, sobre todo en las zonas de interior, lo que dificulta conocer y disfrutar de sus paisajes.

La mejor época es primavera u octubre, ya que las temperaturas son suaves y podrás visitar los sitios sin preocuparte de que te de una lipotimia en medio del desierto.

Cómo moverte por el país


Marruecos tiene diferentes aeropuertos (Casablanca, Fez, Marrakech), podrías elegir uno de ida y otro diferente para la vuelta si se adapta más a tu recorrido, pero la opción más barata suele ser ir y volver desde el mismo punto.

Puedes recorrer el país en bus o tren con facilidad y a bajo coste, pero yo te recomiendo que lo hagas en coche. No tendrás que estar pendiente de horarios ni de paradas estratégicas en sitios de souvenirs, además irás más cómodo y podrás organizar el viaje más a tus anchas. Las carreteras están bastante bien, las zonas son seguras y además encontrarás gasolineras cada dos por tres sea cual sea tu destino, incluso en pleno desierto.

Las compañías internacionales suelen pedir bastante de fianza y tener precios más elevados que las locales, mi consejo es que investigues en internet cuál es la compañía con mejores valoraciones de la ciudad en la que te encuentres y que la escojas sin miedos.

Si tu ruta empieza en Marrakech, te recomiendo la compañía «Majdoline travel», los coches que ofrecen están nuevos y los precios rondan los 20-28 euros por día, dependiendo del tipo de seguro que elijas. Además puedes recogerlo en un punto y dejarlo en otro sin ningún problema.

Qué ruta hacer


Para una escapada:

Si solo dispones de tres o cuatro días y te apetece desconectar de la rutina en un lugar exótico y diferente, te recomiendo Marrakech. Está solamente a unas dos horas en avión desde España y allí podrás tener una experiencia única de compras por los zocos, comiendo en modernos restaurantes con música en directo, paseando entre sus calles y relajándote en sus espectaculares riads (antiguos palacios convertidos en hoteles).

Para un viaje de 10 o más días:

El lugar más especial de Marruecos es el Sáhara, por lo que si dispones de suficientes días te aconsejo que enfoques tu ruta hacia allí, parando en los sitios que más te llamen por el camino. Puedes decantarte por los lugares situados más al norte, los que se encuentran más al sur o bien intercalar las dos zonas e ir por una y volver por la otra.

Para una semana:

Te recomiendo que vayas desde las ciudades que más te interesen del oeste hacia el este, el desierto. Puedes ir haciendo paradas por el camino parando en los sitios que más te gusten porque hacer el viaje en un día sería un palizón, pero quizás deberías elegir visitar las ciudades situadas más al norte o bien más al sur, pero no intercalarlas, porque sino pasarás más tiempo en carretera que disfrutando de los destinos.

Propuesta de ruta para 9-10 días:

Voy a proponerte una ruta para 9-10 días basándome en lo que he leído sobre Marruecos, otros blogs y mi propia experiencia en el país:

  • Hacia el desierto (las distancias son larguitas):

1. Marrakech → 2. Ait Ben Haddou → 3. Merzouga

  • Desde el desierto (el camino es más llevadero):

4. Garganta de Todra y valle de Dades → 5. Skoura → 6. Marrakech

Marrakech 

Esta ciudad bien requiere de 3 días para contemplarse con calma y por completo.

Ait Ben Haddou

Madrugando desde Marrakech y llegando allí al mediodía, tendrás tiempo de sobra para visitar el ksar (castillo de arcilla) que da fama a este peculiar lugar.

Google maps (un tipo muy optimista) te indicará que llegar hasta allí son unas 4 o 4 horas y media, pero la realidad es que, debido a que el trayecto transcurre en gran parte por carreteras de montaña, la cosa se acerca más hacia las seis horas. No te preocupes, el paisaje es bonito y diferente, por lo que irás entretenido.

Merzouga

Diga lo que diga Google Maps y su positivismo, llegar hasta allí son otras seis horitas de pleno desierto árido, palizón sí, pero merece totalmente la pena. Lo ideal es quedarte en el desierto dos noches, es decir tres días, para poder disfrutar del magnífico paisaje y conocer los pueblos nómadas y la vida auténtica en el desierto.

Las dunas, Erg Chebbi, están repletas de campamentos de todo tipo que te permitirán vivir la experiencia de dormir entre las dunas bajo el cielo estrellado del desierto, de lo que te informó con más detalle en la entrada «Perderse entre las dunas del Sáhara».

Valle de Todra y Garganta de Dades 

Llegar hasta el valle de Todra desde Merzouga son solo unas 3 horas y media, más o menos, y de allí a la garganta de Dades hay aproximadamente una hora. Cuando llegas a ambos destinos, pensarás que estás en el escenario de una película.

En Todra, si dispones de tiempo y energía, tienes la opción de hacer trekkings para descubrir la zona en mayor profundidad y allí como en Dades dispones de bares o restaurantes con una situación inigualable para relajarte disfrutando de las vistas.

Skoura

Desde el último punto hasta Skoura hay otra hora, más o menos. Llegarás tarde por lo que lo ideal será encontrar un hotel en el que poder descansar y pasar allí el día siguiente entre sus bonitos palmerales y oasis. En este destino se encuentran además muchos de los Kasbahs de «el Valle los mil kasbahs» y entre ellos, uno de los más bonitos, el kasbah Amridil, tal es así que es la imagen de los billetes de 50 dirhams.

Marakech otra vez

Después de la paliza del coche, qué mejor que un día de relax en Marrakech, en los hammans (baños árabes o spas) de los riads, paseando entre sus calles y haciendo compras de última hora para llevarte a casa. Aunque si todavía te quedas con ganas de más ajetreo, las cascadas de Ouzoud quedan a dos horas y media en coche y podría ser otra forma de pasar el último día en este maravilloso país.

 

 

0 Comentarios
Compartir

La hormiga curiosa

    Anímate, ¡deja un comentario!

    Your email address will not be published. Required fields are marked*

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.