Estambul, entre dos continentes

estambul-entre-dos-continentes

¿Qué necesitas saber para viajar a Estambul?


Un poco de historia

Con casi 15 millones de habitantes, la enorme ciudad de Estambul es una de las más visitadas del mundo. A lo largo de la historia pasó por las manos de diversas culturas e imperios: el romano, el bizantino y por último, el otomano. Fue la capital de este último bajo el nombre de Constantinopla, en donde sufrió un gran cambio cultural pasando de ser cristiano ortodoxa a islámica.

Situación geográfica

Estambul es una ciudad que pertenece a la Unión Europea pero con una peculiaridad que no muchas ciudades tienen, su territorio se encuentra dividido entre dos continentes, Europa y Asia. Estos dos continentes están separados por el Bósforo.

Se dice que Estambul no se considera plenamente europea por su estilo oriental ni plenamente asiática por su fuerte carácter occidental. Curiosamente la parte situada en el continente europeo es la que mayor influencia oriental y legado histórico contiene y la parte situada en Asia es la más occidentalizada. Increíble ¿no? una mezcla de culturas y estilos entrelazados, conviviendo juntos de la mano para crear un ambiente realmente mágico que no deja indiferente.

Clima

Los veranos son calurosos, hay bastante humedad y las precipitaciones son escasas. En cambio los inviernos son muy fríos, es común ver fotos de la ciudad con nieve.

Por ello la mejor época para visitar la ciudad, climáticamente hablando, son primavera y otoño.

Moneda

La moneda es la Lira Turca (LT), con menos valor que el euro, 1€ equivale a 6 LT aproximadamente.

Para sacar dinero, lo mejor es sacar directamente LT en los cajeros automáticos, que encontrarás por toda la ciudad. En caso de querer cambiar euros a liras, hay oficinas de cambios que no cobran comisión.

Documentación 

Como ciudadano español, puedes acceder al país con DNI o pasaporte, como en cualquier otro país europeo, pero se necesitas visado. El visado cuesta unos 20€ y puedes pagar el trámite al llegar al aeropuerto o bien llevar los deberes hechos de casa y solicitarlo online en la página del Ministerio de Asuntos Interiores, a la que dejo enlace: Ministerio Interiores Turquía

Cómo moverte por Estambul

Estambul dispone de:

  • Tranvía: lo más cómodo y económico, tiene linea por todos los puntos destacados de la ciudad y es fácil de usar. Puedes obtener el billete en las paradas de éste.
  • Autobús: el medio más barato pero es complicado de utilizar. No se puede pagar con dinero en todos, solo lo aceptan en los privados. Para los públicos necesitas un billete que conseguirás en los puestos marcados con estos carteles «I.E.T.T», que no abundan por la ciudad.
  • Taxi: rápido y económico aunque debes estar al tanto para que no «olviden poner el taxímetro», estar pendiente de que te den el cambio correcto y ojo con que el taxi sea oficial.
  • Barco: además de utilizarlos en «modo paseo» para contemplar la ciudad desde el estrecho, sirve como conexión entre el muelle de la ciudad y otros puntos. Es puntual y las vistas son preciosas.

Comida

La gastronomía en Estambul es realmente buena. La carne abunda en todo el país pero el pescado destaca en esta ciudad debido a su situación costera, así que si te gusta el pescado, no te lo pienses. Suele ser el punto fuerte en la mayoría de restaurantes y locales, el Lüfer es el pescado más común.

Entre sus platos destacan el Kebab (en todas sus modalidades) y el pollo con miel. Tampoco puedes perderte sus postres, las delicias turcas (también bañadas en miel), que encontrarás en todas las esquinas.

Si eres un amante del té estarás en tu salsa, podrás disfrutar de esta bebida dónde y cuándo quieras. Además es servido con la magia típica del lugar, en tetera plateada y vasitos de cristal de colores, lo que harán que lo disfrutes aún más.

Tanto en los buenos restaurantes como en puestos de comida callejeros podrás disfrutar de comida típica, de muy buena calidad y a muy buen precio, todo dependerá de lo que busques en ese momento.

Alojamiento

Te recomiendo la zona cercana a la plaza Sultanahmet. Estarás dentro del núcleo histórico, en una zona tranquila próxima a la cisterna Basílica, la mezquita Azul, Santa Sofía y el palacio Topkapi.

17 cosas que hacer en Estambul


Subir a la torre Galata

La Torre Galata es una de las torres mas antiguas del mundo. En lo alto hay un mirador desde el que se obtienen unas de las mejores vistas de la ciudad. En la parte superior hay un restaurante en el que hacen cenas con espectáculo del baile turco típico.

Es un buen primer contacto con la ciudad, sobre todo para hacerte una idea de dónde queda distribuida cada zona. Además podrás contemplar el Cuerno de Oro, el estuario del estrecho del Bósforo, que separa en dos orillas Asia y Europa. Cuesta asimilarlo, dos continentes separados por unos escasos metros de agua y los dos forman parte de esta mágica ciudad.

Cruzar el puente Galata

Este puente divide la parte asiática de la europea. En la parte superior está la carretera y las aceras repletas de pescadores con sus cañas de pescar. En la parte de abajo del puente se encuentra la zona de restauración, repleta de restaurantes en los que el plato estrella es el pescado.

Comer en el puerto de Eminonu

El puerto de Eminonu está situado en pleno centro de Estambul, en la parte europea (de estilo más oriental) tiene mucho ambiente. Ahí se cogen los barcos que cruzan a la otra orilla o que hacen excursiones. Hay otros barcos convertidos en restaurantes flotantes en los que preparan los famosos (y baratos) bocadillos de pescado, hechos al momento en unas grandes parrillas. Una forma de comer rápido y barato.

Paseo en barco por el Bósforo

Uno de los imprescindibles en este viaje. Contemplar Estambul desde el mar es una manera de conocer sus contrastes, navegando entre las dos orillas que separan la ciudad en Asia y Europa. Además, el trayecto incluye indicaciones y detalles de las zonas contempladas durante el mismo.

paseo Bósforo

Pasear por la avenida Istiklal

La avenida Istiklal es una de las más conocidas de Estambul. En la época bizantina vivían en ella comerciantes venecianos y genoveses y en la actualidad es una de las calles más glamurosas y con más ambiente. En ella puedes encontrar restaurantes, galerías de arte, cines, teatros,  cafeterías o pubs a lo largo de tres kilómetros hasta llegar a la plaza Taksim. Se sitúa en una de las zonas más modernas de la ciudad (en la parte asiática).

Ver el atardecer desde Uskudar

Uskudar es uno de los barrios más antiguos de la ciudad. Desde el puerto de Eminonu hay barcos directos hasta la otra orilla, en donde se encuentra el puerto de Uskudar, el lugar más solicitado para contemplar la puesta de sol. Podrás disfrutar de la silueta de las mezquitas, la torre Galata y los barcos bajo un cielo anaranjado mientras tomas un té sentado en los coloridos cojines del puerto.

Justo en frente está la Torre de Leandro, una antigua estación aduanera para los barcos que venían del Mar Negro que hoy en día funciona como restaurante y cafetería para quienes la visitan. Es conocida por salir en películas como James Bond.

Torre de Leandro

Comer kebabs a todas horas

Si eres un amante de los Kebabs, ¡éste es tu sitio! A parte de que la carne está jugosa y el sabor es increíble, te lo sirven en la propia salsa de la carne (como hacemos en España con el lacón asado). Además tienen un precio muy asequible.

En cada ciudad que visito me obsesiono con algún plato, postre o producto típico, pues bien, en Estambul me pasó con los Kebabs (en Grecia también, creo que tengo un problema con esta comida). Sea una de tus comidas «top» o no, recomiendo que lo pruebes.

Hacer una ruta entre mezquitas

Las mezquitas son uno de los elementos más atractivos de Estambul, puedes pasarte horas yendo de una a otra y contemplando su atractivo por dentro y por fuera. Pero en una ciudad con nada más y nada menos que más de 3.000 mezquitas… ¿por dónde empezar?

En la zona europea de Estambul, la más visitada por su contenido histórico, se encuentran algunas de las mezquitas más importantes y llamativas.

Mezquita azul

También conocida como mezquita del Sultán Ahmed, es la más importante de Estambul. Millones de personas acuden a rezar en ella en la época del ramadán. Es la única con seis minaretes y el por qué de ello es realmente curioso.

Resulta que el sultán quería que ésta fuese la primera mezquita y la más imponente de su imperio, por lo que mandó construirla a un arquitecto muy famoso con la petición de que sus minaretes fuesen de oro. Por desgracia, el arquitecto confundió la palabra «oro» con «seis» por el parecido de ambas al pronunciarse, lo que provocó que se construyese una mezquita con el mismo número de minaretes que La Meca, que tiene que tener siempre uno más que el resto de mezquitas. El Sultán solucionó el problema mandando construir un minarete más en La Meca, por eso ahora tiene siete.

Santa Sofía

La Meca de los arquitectos debido a su grandeza a nivel arquitectónico. Fue una catedral ortodoxa para pasar a ser convertida en mezquita tras la conquista de Constantinopla del Imperio otomano por lo que tiene mezcla de estilos en su construcción. En su interior esconde mosaicos bizantinos y una gran cúpula que no deja a nadie indiferente.

Está comunicada a la mezquita Azul por un bonito paseo lleno de árboles y jardines.

Mezquita Yeni Cami

Está situada frente al puente Galata, en el distrito de Eminonu y es la más concurrida por los locales. Está en una zona con mucho ambiente en la que se encuentran cafeterías, terrazas y mercados.

Mezquita Suleymaniye

Una de las mezquitas más grandes y bonitas de la ciudad, tanto por dentro como por fuera. Además las vistas desde su jardín a la ciudad son inmejorables.

Ir de compras por los bazares

Cada barrio de Estambul cuenta con un mercado al aire libre que se celebra un día a la semana. Entre estos muchos mercados destacan los siguientes:

El Gran Bazar

Es el bazar más grande y antiguo de Estambul. Al entrar por una de sus 15 puertas, encuentras un submundo de artículos de artesanía, ropas y joyas. Es un lugar ideal para dejarte llevar, perderte entre sus pasillos y regatear con sus comerciantes.

Bazar de las especias o Bazar Egipcio

El mejor lugar para comprar productos típicos de Estambul. En este bazar puedes encontrar cualquier tipo de especias, tés, infusiones, frutos secos y dulces turcos, además de teteras, vasos y artilugios de todo tipo para servir el té y estos dulces. En la parte exterior del éste, se encuentra el mercado de aves y flores.

Relajarte en los baños turcos

Los baños turcos o «hamman» son una de las actividades más características de Turquía. Se trata de una modalidad de baño de vapor en salas tipo spa con suelos de marmol en las que las personas acuden a limpiar el cuerpo y relajarse. El baño turco incluye lavado exfoliante y distintos tipos de masajes. Es una actividad cultural, más que de ocio, ya que la gente acude a este tipo de baños para socializarse.

No puedo recomendaros ninguno en concreto en la ciudad porque desgraciadamente no lo probé, iba con el tiempo justo y antepuse otras actividades. Aunque la parte exfoliante y de masajes me pareció algo brusca cuando lo vi en videos, me hubiese encantado probarlo si hubiese dispuesto de más tiempo, creo que es algo  que define a la población y costumbres de los habitantes de la ciudad.

Sentirte como un sultán en el palacio Topkapi

El palacio Topkapi fue construído como símbolo del poder que alcanzó Constantinopla durante el Imperio Otomano. El palacio, que fue la antigua residencia de un sultán, cuenta con diferentes edificios en su interior (sala de armas, establos reales, el Harén del sultán…) y cuatro patios ajardinados con unas vistas envidiables al Bósforo.

Cenar con un escenario de película

El restaurante 360 Istanbul es un restaurante situado en el animado barrio de Taksim. Se trata de un restaurante situado en lo alto de un edificio rodeado completamente por cristalera con vistas a la torre Galata por un extremo y a la mezquita azul y la de Santa Sofía al otro, muy próximas a éste. Cuenta además con una terraza desde la que poder disfrutar de una cena de película con unas vistas privilegiadas. La comida es muy buena y a muy buen precio, ofrece platos turcos típicos.

Visitar la Cisterna Basílica

Si viajas a Estambul, no puedes perderte esta visita. Se trata de los antiguos depósitos de agua de la ciudad, que almacenaban agua procedente de los Bosques de Belgrado, a unos 20 kilómetros de Constantinopla. Consta de 336 columnas, la más famosas son las que tienen por base la cabeza de Medusa, el ser mitológico que convertía en piedra a quien lo mirase.

Fumar shisha

La shisha es una gran pipa de agua a las que se añaden pastillas de diferentes sabores. A parte del té, fumar shisha es otra actividad típica de sobremesa o para descansar a media tarde. En la mayoría de los bares hay terrazas en los que puedes hacerlo o establecimientos dedicados solo a ello.

Subir al cementerio de Eyup

Hay muchos lugares en los que los cementerios forman parte del atractivo de la ciudad y, si amigos, Estambul es uno de ellos. El cementerio de Eyup es un cementerio musulmán formado por unas lápidas de lo más curiosa. Se encuentra ubicado en la colina del Cuerno de Oro desde donde hay unas vistas muy bonitas hacia la ciudad de Estambul y el Bósforo. En la cima de la colina hay mesas en las que puedes comer o tomar algo.

Visitar las islas Príncipe

Las islas Príncipe son uno de los atractivos de la ciudad que merecen la pena visitar si dispones de días suficientes. Se trata de un archipiélago de ocho islas en las que antiguamente se puso de moda como refugio para la aristocracia otomana, razón por la que en ella abunden los palacios de madera y las villas de estilo victoriano.

Hay ferrys diarios que van desde el puerto de Estambul hasta las cuatro islas principales, en donde podrás disfrutar de un ambiente relajado y pintoresco.

Pasear de noche por la ciudad

Estambul es una ciudad nocturna y pasear de noche es algo necesario para conocerla al completo. Tiene mucha vida y ambiente hasta altas horas de la noche, puedes ver a parejas paseando, grupos de amigos sentados hablando en los jardines o familias tomando algo en las terrazas hasta la una o las dos de la mañana. Además toda la ciudad se ilumina y adquiere un brillo especial.

 

 

0 Comentarios
Compartir

La hormiga curiosa

    Anímate, ¡deja un comentario!

    Your email address will not be published. Required fields are marked*

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.