Perderse entre las dunas del Sáhara

perderse-entre-las-dunas-del-sahara

Cuando ves esa inmensidad de arena frente a tus ojos no puedes pensar en nada, solo quedarte mirando a esas grandes montañas naranjas con cara de tonto. Pasé solo dos días en el desierto del Sáhara, pero los disfruté como si fueran veinte.

Fueron dos días alejada del mundo, dos días en los que deje de ser Alba para ser Fatema, dos días en los que dejé de usar calzado para ir descalza, corriendo por la arena como cuando era una niña pequeña. Dos días en los que las veladas nocturnas se cerraron a ritmo de tambores bajo las estrellas, en los que pude hacer amigos bereberes y conocer un poquito sobre su cultura, carisma y humor.

Allí, bajo un cielo lleno de estrellas, viví unos de los días más mágicos de mi vida con un grupo de desconocidos de difetente procedencia: chinos, canadienses, brasileños, londinenses… todos compartiendo té, canciones y sonrisas. Uno de esos momentos que me recuerdan lo increíble que es viajar y cuánto merece la pena. Así que si me preguntas si merece la pena ir al Sáhara, solo puedo decirte que es una experiencia que merece la pena vivir

Dónde se sitúa


La parte del Sáhara marroquí es básicamente tierra árida, a excepción de dos grandes extensiones de dunas denominadas Erg. Por tanto, en marruecos se puedes encontrar dos tipos de desierto: de tierra o de arena.

  • ZÁGORA: desierto de tierra árida. Se encuentra más próximo a Marrakech, a unos 350km.
  • ERG CHEBBI: es la extensión de dunas más grande de Marruecos, tiene una longitud de 22 km y 5 km de anchura y sus dunas llegan a medir 150 metros de alto. Se encuentra a unos 500km de Marrakech y están pegadas a Merzouga.
  • ERG CHIGAGA: es una extensión de arena más pequeña que las de Erg Chebbi, pero dicen que es igual de bonito. No está tan explotado turisticamente, pero se encuentra más alejado.

Yo hablaré sobre Merzouga y Erg Chebbi, donde tuve una experiencia inmejorable.

Dunas, viaje desierto Sáhara, Marruecos

Cómo llegar hasta allí


La mejor forma es en coche, haciendo una o varias paradas por el camino para dormir y visitar otros sitios para que el viaje no sea tan pesado. Hay gente que decide hacerlo en bus o tren pero el viaje es más largo y no podrás distribuirlo a tu manera.

La carretera hasta allí es extensa, así que tómalo con calma. Durante el trayecto pasas por pequeños pueblos con bares y restaurantes donde comer y un montón de gasolineras, así que no te preocupes por quedarte tirado en medio de la nada.

Cuándo ir


La mejor época es primavera, los meses de marzo, ábril y junio, en los que hace un calor soportable con temperaturas suaves. Por las noches refresca, así que llevad ropa fresca y alguna chaqueta o sudadera.

El mes de octubre es también muy buen mes para disfrutar del desierto, las temperaturas son suaves y por las noches se mantienen, incluso es posible dormir en una tumbona bajo las estrellas.

Cuántos días quedarse


El viaje hasta allí es bastante largo,hay que tener en cuenta además, que la entrada en los campamentos es a media tarde y la salida es por la mañana temprano, por lo que si solo te quedas una noche, llegarás al desierto cuando anochece y te irás por la mañana sin poder disfrutar de él.

Lo ideal son dos noches y tres días. De esta manera llegarás al atardecer, pudiendo disfrutar de una noche bajo las estrellas del desierto, tendrás el día siguiente entero para disfrutar y conocer el lugar y pasarás además otra noche entre tambores y arena.

Dónde alojarse


En Merzouga hay muchos hostales y riads, pero la forma más auténtica de disfrutar del desierto es sin duda en un campamento en medio de las dunas.

Hay diferentes tipos de campamentos, y los precios varían desde los 40 euros a los 300 euros la noche. Todos ellos incluyen espectáculo nocturno de tambores alrededor de una hoguera bajo las estrellas y normalmente desayuno y cena. Las excursiones suelen ir a parte. ¿Cuál es la mejor opción?, pues depende de lo que busques.

Campamentos baratos

ofrecen dormir en jaimas compartidas con colchones en el suelo, tipo albergue, con un baño compartido que no tiene de ducha, ya que están pensados para pasar una sola noche. Por tanto, si no dispones de mucho tiempo y no quieres gastar muco dinero, esta será la mejor opción. Cuesta sobre 40 euros la noche con cena y desayuno.

Campamentos caros

Los hay realmente bonitos, tal cual de revista y con todas las comodidades que necesites para pasar allí varios días. Todos cuentan con unjaima individual con baño privado. Si quieres darte un capricho, es tu mejor opción, cuesta sobre 300 euros la noche con cena y desayuno.

Un término medio

Si quieres disfrutar de la experiencia al máximo pero sin que te salga por un ojo de la cara, ésta es la mejor opción. Hay campamentos realmente bonitos, con jaimas individuales con baño privado en los que pagas unos 150 euros por noche con cena y desayuno incluido. Yo me decanté por esta última opción y no pude quedar más encantada.

Dejo aquí un enlace con todos los alojamientos disponibles en esa zona: Alojamiento en Merzouga.

Campamento recomendado


Mi experiencia en el Sáhara fue en el campamento «Luxury Maktoub», el cual recomiendo 100% y, por tanto, voy a hablar de él un poquito.

Situación

El campamento se encuentra próximo al pueblo de Merzouga, concretamente a 5 minutos en todoterreno o 40 en dromedario (puedes elegir una de las dos opciones, tanto para ir como para volver).

Está totalmente aislado, rodeado por dunas y alejado de otros campamentos, por lo que tendrás la sensación de estar perdido en medio de la nada. Otros campamentos, sin embargo, se encuentran pegados unos a otros, lo que te dará la sensación de «overbooking» y le resta autenticidad a la experiencia.

Campamento, viaje desierto Sáhara, Marruecos

Características

Tiene una jaima principal en la que sirven la cena y el desayuno (tipo buffet), la comida que sirven es típica marroquí y está todo buenísimo, pero si prefieres elegir algo por libre, el restaurante dispone de carta. Hay otras seis jaimas individuales, por lo que aunque el campamento este completo, nunca va a haber mucha gente. Cada jaima tiene una cama enorme y baño privado con ducha y lavabo.

Campamento, viaje desierto Sáhara, Marruecos

Personal

El personal es encantador, Eder (mi novio y mi compañero en este viaje y yo) nos hicimos amigos de ellos desde el minuto 1. Se ofrecen para todo lo que necesites, además tienen un carácter muy agradable y muy buen humor, hacen que durante tu estancia te sientas como en casa. Por la noche ofrecen espectáculo nocturno con tambores y canciones bereberes alrededor de una hoguera bajo la luz de las estrellas.

Los dueños del campamento son españoles, lo cual puede ser un plús, sobre todo si no te manejas muy bien en otro idioma. Ellos se encargan de explicarte qué hacer por allí y te ofrecen diferentes excursiones en las que ellos mismos hacen de guía y te muestran la vida en el desierto y los rincones más especiales del lugar.

Qué hacer en medio del desierto


Contemplar el amanecer y la puesta de sol

Despertar antes de que salgan las primeras luces del día para ver salir el sol desde lo alto de las dunas es una experiencia única, incluso aunque los madrugones no sean lo tuyo.

Del mismo modo, ver cómo las dunas cambian su color naranja intenso por un color coral suave mientras se pone el sol se esconde ante tus ojos es una experiencia mágica. 

Dar un paseo en dromedario

Los campamentos situados entre las dunas aprovechan las ocasiones de recogida o despedida de los huéspedes (mañana o tarde) para ofrecer llegar o salir a éste de una forma especial, en dromedario. Son animales muy tranquilos y el viaje es muy divertido, aunque el culo se te queda cuadrado cuando llevas un rato encima. Hay excursiones para hacerlo en caso de no disponer de alojamiento, pero los pobres parecen explotados, se pasan el día dando vueltas y carretando gente.

dromedarios, viaje desierto Sáhara, Marruecos

Surcar las dunas en Jeep 

Es la otra opción para entrar o salir del campamento. Allí son unos auténticos «craks» al volante, así que agárrate y a vivir la experiencia. Recomiendo que no lo elijas como excursión o disfrute porque contaminan el lugar.

Conducir un quad entre las dunas

Normalmente la excursión se hace con un guía que va de primero y los demás le siguen como en una fila de hormiguitas subiendo y bajando por las dunas. Bajo mi punto de vista, es una actividad que, al igual que loe Jeeps, contamina bastante y corta el calmado ambiente que allí se respira.

Tumbarte a la bartola

¿No está mal un parón no?Descansar entre las dunas con la paz y el silencio que caracterizan a este lugar, es algo genial para desconectar. 

Hamaca, viaje desierto Sáhara

Visitar los pueblos nómadas

Alucinantemente en el desierto hay pueblos nómadas que viven con sus tiendas en medio de la nada. Normalmente cada poblado está compuesto por una familia, formada por el marido y sus mujeres (hasta tres o cuatro) con todos sus hijos. No tienen nada a su alrededor y solo disponen de sus tiendas y un par de animales.

Los niños no van al colegio y los pocos juguetes o ropa que tienen, se lo llevan las ONGs. No tienen contacto con otros niños que no sean sus hermanos, ni conocen nada más allá de la tierra árida de desierto. No viven en muy buenas condiciones, tenían moscas en la cara y mucha suciedad.

Poblado nómada, viaje desierto Sáhara, Marruecos

Muchas personas acuden a visitar sus poblados con los guías de sus alojamientos o con ONGs. Puedes entrar sus casas, pasar tiempo con ellos e incluso comer allí (hacen pizzas caseras para vender en unos hornos rústicos típicos de marruecos). De hecho, viven del dinero que sacan con la venta de sus pizzas, venta de alfombras a mercaderes del lugar y de lo que los turistas y las ONGs les dan, por lo que por un lado el turismo les beneficia.

Niños de un poblado nómada del desierto del Sáhara, Marruecos

Por otro lado, se han convertido en una excursión más de la zona, una especie de atracción turística y ésto ha provocado que invadan su intimidad. Cuando fuimos a visitarlos, nos metieron en sus casas mientras cocinaban sin pedir permiso siquiera. Esto me resultó violento, por lo que me limité a quedarme fuera jugando con los niños y observando cómo realizaban sus actividades cotidianas. 

Me fui de allí contenta por haber podido conocer las diferentes realidades y formas de vida de los habitantes de Marruecos. Me alegré también de ver como muchas personas les ofrecen ayuda pero, la intrusión en sus vidas y el traspasar el límite de su intimidad me entristeció. A veces la linea entre lo que es correcto y lo que no, se difumina.

Conocer el único pueblo bereber de raza negra

Existe un único pueblo de raza negra en el desierto del Sáhara marroquí. Se trata de un pueblo que emigró desde zonas situadas más hacia sur de África y se asentaron allí, adoptando las costumbres bereberes. Se dedican a la música y ofrecen espectáculos en los que sacan a la gente a bailar. Es muy divertido.

Tribu negra desierto del Sáhara, Marruecos

Descansar en una piscinita con vista a las dunas

Después de un día de ruta entre las zonas calurosas del desierto, comer al fresquito en un riad y descansar en la piscinacon vistas a las bonitas dunas del desierto ¿no está mal no?Hay muchos riads por la zona, yo te recomiendo el riad «Madu». Se come por unos 10 euros por persona con dos platos, postre y café, además la comida es muy buena.

Riad Madú desierto del Sáhara, Marruecos

Caminar entre las dunas

Es una pasada caminar descalzo entre las dunas y contemplar las vistas desde lo alto. Para los amantes de la fotografía, es el paraíso.

Desierto del Sáhara, Marruecos

 

0 Comentarios
Compartir

La hormiga curiosa

    Anímate, ¡deja un comentario!

    Your email address will not be published. Required fields are marked*

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.